Querubina Salazar

Habitar este encuentro es encontrar muchas cosas que viven en nosotros pero que no
miramos, que desconocemos. Es permitir abrir un espacio interior, tocar un precipicio vacío. Una de las cosas más emocionantes, para mí, es descubrir que el trabajo es parte de algo más grande que nuestra individualidad, no es algo privado, es parte de todes. Es el conjunto y es gracias a esa conexión con las demás presencias. Sentirse en un lugar que está habitado por personas que se vinculan desde probar la apertura. Un tesoro de colores, una mezcla de olores y de sentimientos. Un vínculo con nuestras propias narrativas, un vínculo con nuestro cuerpo y con el arte, un vínculo que se transforma . El arte es compartir inevitablemente, es rodearse y es el silencio en el silencio de otros. Un baile de silencios.
Encontrarnos, y sentir que no hay separaciones, que somos las mismas ideas y los mismos miedos, sin ser iguales, siendo humanos. La inmensa alegría y gratitud de encontrarnos como estemos, pisoteados, cansados, eufóricos,violentos, en pijama, incómodos.

Presenciar ese descubrir, la libertad que nos llena encontrarnos, el viaje de amasar la
creatividad, de dejarla llevar y seguir amasando, buscando el viaje técnico de la atención a la emoción.

Esperarse, darse tiempo, acunarse. La ternura humana, la red humana que sostiene todo lo que somos.

El sentimiento humano compartido al servicio del arte. No se fuerza, es. Sin maniobras, ocurre y lo atravesamos.

 

Querubina Salazar (Adolescentes profundización)

© 2021 Nora Moseinco / Escuela de actuación

Hola

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?